Feeds:
Entradas
Comentarios

 

Cuentan que un famoso «Príncipe escaramuza» cuyo único interés era sobresalir por su trabajo dentro de cámaras de refrigeración permanecía horas de horas  laborando. El , seguía los procedimientos , heredados de su padre ” El Rey trotamontes”, al pie de la letra; su inquebrantable voluntad superaba las doce horas de trabajo ,al  poco tiempo de conocer sus limites.. ……..……desapareció.

Seguir leyendo »

El sueño de markusSe llamaba Marcus y vivía escondido en “casa del viento azul frío”. Era una especie de superhéroe de entrecamaras que  siempre lucho en incansables batallas contra el viento azul frío y solo  para transformar su temible hostilidad. El no le temía a ese espanto.

Muy temprano, al amanecer, llegaba con su traje de salvador negro tinto, capa de cintillas y botas punta acero. Con su voz grave, por instantes aguda, lograba conjurar bajo extraños maromas y rituales al temible viento dentro de cámaras de refrigeración. Tenía la fuerza de cinco , la astucia de diez y su sola presencia lograba aquietar al más hostil de los agentes intrusos, bichos encascados y demás puercoespín laberintozo.

En su cabeza cuadrada, estimaba cuidadosamente cada paso a dar pues como sabrán: el viento azul frió podía mostrar de mala gana sus vengativos sortilegios.

Una de esas insospechadas mañanas . Marcus  se enfrento  al viento.

—!hoy he venido a enfrentarte una vez mas ¡. ! Tú no lograras intimidarme¡ . —Te venceré. —

Marcus con sus botas punta acero pateó tan fuerte al despiadado viento… ¡plop¡ ¡pun¡  ¡zas¡  que en venganza éste soplo y soplo tan fuerte que lo dejo anclado en un segundo piso de aquel castillo de espárragos.

 —!¿ El se quedo dormido?¡—

Justo cuando el alba deja de tiritar, en la mañana. Marcus fue encontrado disfrutando el sueño eterno; pues el viento se vengo llevándoselo y él no pudo hacer nada para detener su gélida hostilidad.

Tu corazón no respondió al llamado de sus latidos. Pues fueron ellos los que se fueron. la luz de la mañana no te vio mas . No te vimos más.

Por si vuelves, querido aliado de gelido frios . Quiero que sepas que la espera se hace eterna.

 —¿Y ahora quien vendrá a luchar por nosotros?—

—Quien nos defenderá a capa y espada del terrible y atolondrado viento frío.—

 ***

Recordaremos su presencia rotunda a la que nos tenía acostumbrado. El siempre luchando contra los antihéroes. Siempre repitiendo pasos para poder repetirlos nuevamente. Siempre en busca de un extraño orden, siempre encima  de minimas casualidades.

Una vez se perdió en la arboleda de espárragos. Nadie lo vio. Creo que de curioso entro para ver al viento dormir.

Compañero, ya no más frías noches. Ya nos mas gritar al   viento a viva voz . Ya no mas dar ordenes a incontables microheroes. Tu ejemplo quedo impreso en la memoria de los que te admiraron.

—El frió nos gano la batalla…. compañero—

Ya no mas decir buenos días cuando es de noche , ya no mas  buenas noches cuando atardece, ya no mas  aletargados  atardeceres .

Te fuiste para combatir otros vientos a otros lares……… bajo un sueño extraño y delirante.

Una principesca diminuta, analizaba  la posibilidad de crearse una barrera frente al temible frió dentro de cámaras de refrigeracion , donde laborara dias y noches .Para esta aguerrida caperuza no existía el frió, ni los gelidos ventarrones y mucho menos charcos de agua, dentro de cámaras, que impidieran estar al lado de su “magico bosque de espárragos”.

 —El frió no le era obstáculo suficiente —

Estudió cinco años en la universidad para aprender a comunicarse con las plantas. No solo aprendió un lenguaje nuevo, aquel que le permite servir de conexión entre un mundo vegetal y el nuestro. sino aprendió que cuidar su mundo que significa cuidar nuestra especie.Este lenguaje comprende una extraña mezcla de vocablos: …asonantes, …..casi guturales, delicados gestos faciales y táctiles caricias musicales.

Este atípico bosque estaba encerrado entre cuatro paredes tipo cámara. — algo así como un bosque secreto, invisible para ojos externos  — siempre de color espuma y revestido de metálicas láminas textura liso acero. Fue en éste bosque que esta especie de «caperuza azul» solía llevar algunos atados recién podados a la supervisora de calidad, de ese lugar , que se encontraba peinando su larga cabellera mientras contestaba vía nextel a algún desorejado agente de carga.

 Un día el «asistente» de aquel frondoso lugar encantado.

¡ mismo lobo feroz ¡—.

 

quien  nunca hacia caso a las señales de seguridad dentro de las cámaras de refrigeración.  Al subirse a una stocka y usarla como patín, chocó e hizo volar por los aires  a la vulnerable y frágil azul caperuza.

 ¡Oh! ¡Pobrecita ¡ … Exclamaron todos.

Desde aquel día ésta diminuta caperuza de rizos cortos, camina con un gran palo amarillo, entre cámara y cámara, por si algún «lobo feroz» se cruza en su camino.

 

No hablamos de aquel mozo que juega sobre la cuerda floja en un acto circense. Tampoco   de aquel equilibrista de ajustados «Panthys»,que divierte al publico en un acto de vida o muerte, sino de aquel acto, arriesgado por cierto , en el que suspendido en lo alto de un montacargas sujeta con su peso un frió objeto metálico de un lugar a otro.

 —Si….. hablo de ése equilibrista —.

Tener en vilo al público es una destreza que ha comenzado a aprender. Por momentos, el finge balance, como si se aferrara a la idea de mientras mas alto mas poderoso. En esta escena no hay espacio para malabaristas, payasos de bola roja , o mujeres barbudas .— Este equilibrista luce por momentos poderoso— .

Más que un mero acto circense lo suyo es un acto en el que pone en riesgo su dignidad, pues como todos saben, un paso en falso seria fatal. No es la primera vez que desafía la mirada expectante e inquisidora de caninos arlequines. El se mofa,….. carcajea en extrañas miradas de complicidad con su hermano de riesgo , el montacargista. El no usa ajustados trajes tipo lycra, tampoco blancas zapatillas valerinas. solo usa holgados uniformes «azulfrio». Uniformes que cubren por momentos su temblorosa estabilidad y que atenuaran su acresrentada vulnerabilidad. El escenario dispuesto y el publico expectante en cámaras comienza a generar tensión, …vértigo.

                            Su cuerpo amorfo debe tener un  punto de equilibrio , punto donde su masa corpórea encuentra el centro exacto entre ambos hemisferios, identificar el centro es su secreto.

Este equilibrista, a diferencia de otros, comienza su desafiante rutina siempre con unos grados por encima de cero. Grados que ayudaran a fortalecer su estoico acto y que a la larga alteraran, también , su futura motricidad. ¿Nos preguntamos si el se da cuenta de su arriesgado acto? ´….. ¿Se dará cuenta? ¿.El será capaz de despertar de su aparente letargo.?

El continua pendiente en la «cuerda floja» .El no mide el peligro, se arriesga .busca perfeccionar su acto alardeando sin pavor a quien lo desafíe. Desde este rinconcito el siempre recibirá un calido y afectuoso aplauso.

 

Sabias que un montacargas*  tiene gran parecido a un  toro. Su apariencia robusta puede, como sabrás, cargar el cuádruple  de su peso y en algunos casos un poco más.

Tiene dos cuchillas delanteras que asemejan a los afilados cachos de esta temeraria fiera.

 Cuando corre su velocidad sobrepasa   los límites   permitidos. ….y no es para menos, pues sin un adecuado control de su  velocidad  éste puede envestir y tirar ,fácilmente, al mas despistado transeúnte .

  Aquí te van algunos consejos útiles para que no te coja el “toro” :

  •  Si  vistes de rojo, trata que éste —“traje de luces”— tenga en alguna parte cintillas reflectivas de seguridad.
  •  Si lo escuchas  aproximarse por alguna ruta señalizada apártate con cautela de su camino y esquívalo prudentemente.
  •  Escucha siempre su sonido intermitente cuando este —toro de armadura metálica —se aproxime.
  •  Si te ves distraído por alguna —“Maja de feria  taurina”ubícate siempre en los espacios diseñados para tu protección. mantente siempre a salvaguarda.
  •  Si no sabes montar a este novillo “manso”  sus cuatro patas de doble  tracción te pueden tiras despiadadamente a la arena .
  •  Si eres un “torocargista” o montacargista no olvides usar siempre y en todo momento el cinturón de seguridad .pues esta bestia puede descontrolarse al mas mínimo descuido.
  • Si alguna vez el toro te enviste con su bravura, no olvides pedir ayuda inmediatamente a quien te coja confesado, el señor de los milagros.
  •  Si lo vez deslizarse por curvas ciegas da voces de alerta a quien se encuentre en su camino.
  •  Cuando esta “bestia” de estructura metálica permanezca estacionada, no intentes “picarla” o jugar despreocupadamente, con ella pues puede despertarse en cualquier momento.
  •  Cuando comiences a practicar como “torocargista” siempre hazlo en espacios abiertos y que no ofrezcan riesgos.
  •  Al final de la faena da  gracias por cortar una oreja , pues esto es significado que todos los consejos han sido escuchados.
  •  Y lo más importante……. ¡Si tomas no manejes¡

 Y ahora que me manden al Toro… …… y       ¡ ole ¡

 *montacargas, es una maquina de doble traccion que se usa para cargar pesados paquetes .

Había una vez un Rey que disfrutaba observar su larga cabellera en uno de esos charcos de agua dejado  por torrenciales lluvias matutinas; estos charcos de agua, regados todos por el piso, mas que  un aparente «espejos de agua» eran el preámbulo de  una posible, cercana e irremediable gran caída .

         Charcos que a la larga van horadando, poco a poco, pequeñas fisuras en los pisos y que se convierten, al poco tiempo, en inmensas grietas. Una de esas tardes, descargando parihuelas de un contenedor,…..! PLOP  ¡¡ ..PUM   ¡ escucharon  caninos  arlequines.

El Rey pisó sin darse cuenta el charco de agua ubicado en la antecámara y resbaló. Este despistado Rey dio giros y giros por los aires y cayO por debajo de unas mal apiladas cajas de espárragos. Perjudicando, una vez más, su adolorida espalda.

 No se dio cuenta de los espejos retrovisores, ni de las señalizaciones, ni de los abundantes letreros de advertencia que podían ayudarlo.

Tampoco ayudó la gran cantidad de cámaras de circuito cerrado de televisión que le ayudaban a ubicar, estratégicamente, sus adorados charcos de agua.

        Hoy, algunos años después, este alicaído y testarudo —Rey Pez— tiene que usar desnivelados tacos, pues al caminar cojearía con cierta dificultad, usa también avejentadas muletas y por si fuera poco… un eterno cuello enyesado.

¿!  Imaginan ………. por que ¡?

Por no hacer caso al sinnúmero de advertencias de seguridad que estuvieron siempre a su alrededor  y que siempre ignoro….¿por la rutina? .